viernes, 20 de noviembre de 2009

Tupungato en el tiempo

Dos docentes alumnas del Postítulo Tic’s Año 2008, comenzaron a implementar el proyecto acción necesario para acreditar esta especialización. Sus nombres son Blanca y Celia, ambas maestras de primer grado de la Escuela Dionisio Chaca.
El proyecto se titula “Tupungato en el tiempo”, y las herramientas informáticas-educativas elegidas por ellas han sido las siguientes:
  • Weblog
  • Producción de video
  • Actividades en Jclic
  • Webquest
  • Software educativo
Los chic@s asistieron en grupos a la sala de informática, accedieron a las aplicaciones propuestas y en el caso del blog, navegaron por Internet.
Lo interesante del Proyecto es que el tema fundamental elegido por las docentes fueron los “Paisajes”, tema que fue muy bien combinado tanto con el área de lengua como de matemática. Además, y lo que más resalta del proyecto, es que propusieron a los alumnos trabajar con imágenes tomadas por ellos mismos, relacionadas con su departamento Tupungato y con el cuidado del medio ambiente, lo que requirió la ayuda de sus familias en el proceso de tomar e imprimir las fotografías.
Las producciones de los chicos se subieron al blog, donde se combinaron imágenes del Tupungato de antaño con el Tupungato moderno, imágenes del los chicos trabajando y las producciones fotográficas y escritas de ellos mismos.

Con mucha alegría los alumnos de primer año pueden visitar el blog, dejar comentarios y además, invitar a sus familias a navegarlo.
El proyecto ya ha concluido su fase de aplicación y ahora continuará con la etapa del informe final.
Les recomiendo que visiten este interesante blog y dejen sus comentarios a las docentes y alumnos.

Link del Blog: Tupungato en el tiempo

martes, 17 de noviembre de 2009

Murió Sentido Común

Hoy lloramos la muerte de un querido amigo: Sentido Común, que ha estado entre nosotros durante muchos años. Nadie sabe a ciencia cierta qué edad tenía, puesto que los datos sobre su nacimiento hace mucho que se han perdido en los vericuetos de la burocracia.
Será recordado por haber sabido cultivar lecciones tan valiosas como que “hay que trabajar para poder tener un techo propio” y que: “se necesita leer todos los días un poco”; “para saber por qué los pájaros que madrugan consiguen lombrices”, y también para reconocer la validez de frases tales como: “la vida no siempre es justa” y “tal vez haya sido yo el culpable”.
Sentido Común vivió bajo simples y eficaces consignas: “no gastes más de lo que ganas”.
Su salud comenzó a deteriorarse rápidamente cuando se aplicaron reglas bienintencionadas, pero ineficaces: informes respecto de un niño de seis años acusado de abuso sexual por haber dado un beso a una compañera de clase; adolescentes que debieron irse a otro colegio por haber denunciado a un compañero distribuidor de droga y una maestra despedida por reprender a un alumno indisciplinado sólo hicieron que empeorara su condición.
Sentido Común perdió terreno cuando los padres atacaron a los maestros sólo por hacer el trabajo en el que ellos fracasaron: disciplinar a sus ingobernables hijos.
Declinó aún más cuando las escuelas debieron requerir un permiso de los padres para administrar una aspirina, poner protector solar o colocar una curita a un alumno o cambiar un pañal.
Sentido Común perdió el deseo de vivir cuando los Diez Mandamientos se convirtieron en material en desuso, y cuando los criminales empezaron a recibir mejor trato que sus víctimas.
Para Sentido Común fue un duro golpe saber que uno yo no puede defenderse de un ladrón en su propia casa, pero sí que el ladrón pueda demandarnos por agresión.
La muerte de Sentido Común fue precedida por la de sus padres: Verdad y Confianza, la de su esposa Discreción, la de sus hijas Responsabilidad y Justicia, y la de su hijo Raciocinio.
Por último, cabe informar a la población que estuvieron presentes en su funeral sus espantosos hermanastros: “Llamen a mi abogado”, “Yo no fui”, “No te metas” y “Soy una Víctima de la Sociedad”.

Cuestión de actitud. Colección “Mensajes y Cuentos”. Equipo Editorial. 2009.

jueves, 12 de noviembre de 2009

Somos pocos pero buenos

Este año 2009 nos ha presentado una inmensa gama de sucesos inesperados que nunca imaginamos llegar a vivir. Ha sido un ciclo lectivo plagado de vicisitudes: una pandemia que afectó a la gran mayoría de los países del mundo, dejando víctimas fatales. Otros acontecimientos, no tan trágicos pero que son buenos mencionarlos fueron “los vientos Zonda”, que hasta esta semana nos ha tocado recibir en nuestro Valle querido; también la toma del instituto al cual pertenecemos, en reclamo a la forma de actuar incorrecta de las personas que nos representan, sin previo aviso, sin consenso de cada uno de los actores involucrados….
Pero a pesar de todo esto seguimos aquí, el grupo de Informática Aplicada Ciclo 2009, ha sobrevivido!!! De una nómina de más de 30 alumnos a principio de año hoy están cursando un EXCELENTE grupo de 9 alumnos.
Es por esto que escribo este artículo, para felicitar a l@s chic@s que continúan, para resaltar el esfuerzo que en muchos casos los lleva a recorrer grandes distancias, dejar de lado responsabilidades laborarles y familiares, sin dejar de nombrar algunos pormenores económicos que día a día nos complican nuestra forma de desenvolvernos.
Quiero recalcar, que estoy convencida que el esfuerzo siempre tienen sus frutos, quizás no en la forma que uno lo sueña, pero casi siempre lo que vamos aprendiendo nos servirá en otros momentos de la vida, en los momentos que menos lo esperamos.
Estoy muy agradecida y contenta de compartir ésta materia con Uds. y los aliento a continuar a pesar de los problemas que se nos presenten en el camino.

















De izquierda a derecha: Leonel, Miriam, Alejandra, Martín, Leandro.
Abajo: Verónica, Marilú, Fabián. Faltó justo este día de la foto Marino.