viernes, 23 de diciembre de 2011

Lo mejor del año en movimiento

Las reflexiones a esta altura del año, son incalculables, y los buenos deseos los superan en número. Por esto mi deseo para este año es: “que todo se haga realidad a través de acciones concretas”. No nos quedemos en los deseos, no nos quedemos en los anhelos o, en que los cambios vengan de la mano de otros. Seamos concientes de la capacidad de mejorar y de cambiar para bien, de la que somos capaces los seres humanos. Seamos verbos y no sustantivos, como dice Ricardo Arjona. Seamos responsables del mundo que tenemos, para así crear juntos el mundo que añoramos, donde la “felicidad” sea alcanzable por todos.

Para completar esta entrada, con un objeto de la web 2.0 a modo de resumen visual, qué mejor que este video de Google de lo más visto del año. Sin lugar a dudas, impactante.





Por último, les dejo estas palabras, y con ellas todas mis felicidades para estas fiestas: "Vayamos, pues, hermanos. Apresurémonos como los pastores en la noche de Belén. Dios ha venido a nuestro encuentro y nos ha mostrado su rostro, rico de gracia y de misericordia. Que su venida no sea en vano. Busquemos a Jesús, dejémonos atraer por su luz que disipa la tristeza y el miedo del corazón del hombre; acerquémonos con confianza; postrémonos con humildad para adorarlo. Feliz Navidad a todos (Benedicto XVI, 2009)".